photo of three men jumping on ground near bare trees during daytime

Consejos para que los niños mantengan sus zapatos como nuevos todo el año

Los zapatos de colegio para niños son una parte importante de su vestuario, ya que les acompañan en sus actividades diarias y les protegen los pies. Sin embargo, el uso continuo, el sudor, la lluvia y el polvo pueden hacer que se deterioren rápidamente y pierdan su aspecto original. Por eso, es conveniente seguir algunos consejos para cuidar el calzado infantil y alargar su vida útil. Así, podrás ahorrar dinero y evitar problemas de salud en los pies de tus hijos.

Cambiar de calzado diariamente

Uno de los primeros consejos para cuidar el calzado infantil es alternar su uso con otros pares de zapatos. De esta forma, evitaremos un desgaste excesivo del calzado y le daremos tiempo a que recupere su forma y se adapte al pie del niño poco a poco. Además, también mejoraremos la salud de los pies del niño, ya que al cambiar de zapato no se acostumbrará a una única forma y evitará posibles deformaciones o rozaduras.

Airear y ventilar el calzado infantil

Otro consejo importante es ventilar el calzado infantil después de cada uso, sobre todo si el niño ha sudado mucho o ha pisado algún charco. La humedad puede dañar la piel del zapato y favorecer la aparición de hongos o malos olores. Por eso, es conveniente dejar los zapatos al aire libre durante unas horas, pero sin exponerlos directamente al sol o a fuentes de calor, ya que podrían secarse demasiado y agrietarse.

Si el zapato tiene plantillas extraíbles, como algunos modelos de Primigi o Naturino, es aconsejable quitarlas al menos una vez a la semana, limpiarlas y secarlas bien. Así, eliminaremos la suciedad y los gérmenes que se puedan acumular en ellas.

Utilizar calzador para ponernos los zapatos

Un hábito que debemos inculcar a nuestros hijos es utilizar un calzador para ponerse los zapatos, sobre todo si son cerrados o tienen cordones. De esta forma, evitaremos deformar la parte del talón al hacer fuerza para meter el pie. También debemos enseñarles a desabrochar correctamente los cierres del zapato, como los velcros, las hebillas o las cremalleras, y no quitárselos a la fuerza. Así, mantendremos la forma y la estructura del zapato intactas.

Limpiar el calzado infantil según el tipo de material

Uno de los aspectos más importantes para cuidar el calzado infantil es limpiarlo correctamente según el tipo de material del que esté hecho. No es lo mismo limpiar unos zapatos de piel que unos de tela o unos de charol. Cada material requiere unos productos y unas técnicas específicas para eliminar la suciedad sin dañarlo.

A continuación te damos algunos consejos generales para limpiar el calzado infantil según el tipo de material:

  • Zapatos de piel: Los zapatos de piel son los más habituales en el calzado infantil, ya que son resistentes, transpirables y cómodos. Para limpiarlos, lo primero que debemos hacer es quitar el polvo con un cepillo suave o un paño seco. Luego, podemos aplicar un producto específico para limpiar la piel, como una crema o una espuma, siguiendo las instrucciones del fabricante. Después, retiramos el exceso con un paño húmedo y dejamos secar. Por último, podemos dar brillo al zapato con un cepillo o un paño suave.
  • Zapatos de tela: Los zapatos de tela son muy ligeros y frescos, ideales para el verano. Para limpiarlos, lo primero que debemos hacer es quitar los cordones y las plantillas, si se pueden extraer. Luego, podemos lavarlos a mano o a máquina, según las indicaciones de la etiqueta, usando un detergente suave y agua fría o templada. Después, los dejamos secar al aire libre, pero sin exponerlos al sol directamente. No debemos usar la secadora ni plancharlos, ya que podrían encogerse o deformarse.
  • Zapatos de charol: Los zapatos de charol son muy elegantes y brillantes, perfectos para ocasiones especiales. Para limpiarlos, lo primero que debemos hacer es quitar el polvo con un paño seco. Luego, podemos aplicar un producto específico para limpiar el charol, como una crema o una cera, siguiendo las instrucciones del fabricante. Después, retiramos el exceso con un paño húmedo y dejamos secar. Por último, podemos dar brillo al zapato con un paño suave o una gamuza.

Guardar el calzado infantil de forma adecuada

Otro consejo para cuidar el calzado infantil es guardarlo de forma adecuada cuando no lo vayamos a usar durante un tiempo. Por ejemplo, al finalizar una temporada o cuando el niño haya cambiado de talla. Para ello, debemos seguir estos pasos:

  • Limpiar el zapato según el tipo de material, como hemos explicado antes.
  • Rellenar el zapato con papel de periódico o con una horma que se adapte a su forma, para evitar que se deforme o se arrugue.
  • Guardar el zapato en una caja o en una bolsa de tela, evitando que esté en contacto con otros zapatos o con elementos que puedan mancharlo o dañarlo.
  • Colocar el zapato en un lugar seco, fresco y oscuro, evitando la humedad, el calor y la luz directa.

Elegir el calzado infantil adecuado para cada ocasión y temporada

Por último, otro consejo para cuidar el calzado infantil es elegir el más adecuado para cada ocasión y temporada. De esta forma, evitaremos que el zapato se estropee por un uso inadecuado o por no estar preparado para las condiciones climáticas. Por ejemplo, no es conveniente usar unos zapatos de tela en invierno o unos zapatos de charol para jugar en el parque.

Total
0
Shares
Prev
¿Puede una mochila escolar causar problemas de salud en un niño?
boy wearing white shirt and black shorts carrying backpack standing on black concrete road between vehicles and trees during daytime

¿Puede una mochila escolar causar problemas de salud en un niño?

Next
Mamparas de ducha: todo lo que necesitas saber para elegir la mejor
white flush toilet

Mamparas de ducha: todo lo que necesitas saber para elegir la mejor

Artículos relacionados